Puede realizarse en cualquier momento del embarazo, ¡cuando los papás lo deseen! Eso sí, en cada etapa el resultado es diferente. Son los propios padres, los que eligen el momento para conocer a su bebé: Si lo quieren ver de cuerpo entero, con mucho movimiento, o ver el rostro con los rasgos parecidos a cómo va a nacer… de eso dependerá cuándo hacer la ecografía 4D (con movimiento en tiempo real, en vídeo) o 3D (es decir, imagen estática tridimensional, en foto).